Home » Qsan Pildoras » Qsan Thin Provisioning

Thin Provisioning: El aprovisionamiento inteligente

Tradicionalmente, cuando se define un volumen en un sistema de almacenamiento, se le asigna a la LUN un tamaño determinado. Problemas derivados de este procedimiento es una cantidad muy importante de espacio “desperdiciado”, es decir, que una parte va a estar sin uso mientras no se llene el volumen o los volumenes que hemos definido. Por término medio, hablamos de entre 3 y 5 TB de espacio sin usar de cada 10TB de volumen definido. Es el llamado también “fat provisioning”, donde la tendencia obvia es crear volúmenes grandes para que no sea necesario efectuar operaciones de redimensionado/redefinición/migración en bastante tiempo. Sin duda es una parte importante sin usar del espacio de almacenamiento, sobre todo hablando de volumenes grandes. El mecanismo de Thin Provisioning nos permite desvincular un tamaño de volumen del espacio físico asignado, de forma que puedes definir, por ejemplo, un volumen de 10TB, y en realidad estar usando 2TB físicos o, simplemente, lo que necesite en cada momento e ir creciendo a medida que el volumen lo precise basado en análisis de patrones de uso del volumen, sin comprometer esos recursos físicos del sistema que de otra forma estarían ociosos y que, de esta forma puedan estar disponibles para ser usados para otros volúmenes.

¿Cuáles son las ventajas?

– Importantes ahorros de tiempo en administración de sistemas, ya que el sistema va asignando dinámicamente espacio físico según se necesita.

– Ahorros también muy importantes a la hora de planificar compras de discos ya que, las necesidades pasan a ser notablemente inferiores por el ahorro tan importante de espacio físico de almacenamiento. Tendremos que contar también con algunas limitaciones del Thin Provisioning:

– El sistema puede ver afectado el rendimiento o incluso su estabilidad si no se adiciona espacio físico convenientemente cuando lo solicita el sistema. Habrá que planificar adecuadamente la adición de almacenamiento físico cuando sea necesario.

– El sistema va aprovisionando el espacio, por lo que expandir es sencillo, pero las operaciones de reducción de volúmenes han de ser preferiblemente efectuadas a nivel de sistema operativo

– Para implementaciones de gran tamaño, y dado que estamos forzando al sistema a compartir discos para varias unidades lógicas, podríamos tener un potencial cuello de botella en el rendimiento general del sistema. Como conclusión, Thin Provisioning es una característica que contribuye a un ahorro importante de espacio físico en un sistema de storage y que, combinado adecuadamente con otras características como el auto-thiering, el caching, o la deduplicación de la que ya hablamos en una anterior píldora, te dará como resultado un sistema equilibrado que responderá adecuadamente a las expectativas de tu cliente.