VPN

Llegando estas fechas  y dando el pistoletazo de salida a tórridas temperaturas que nos recuerdan lo cercano del comienzo de los periodos vacacionales, hablaremos hoy brevemente de algo que desde hace ya bastante tiempo ha pasado a ser un habitual en casi cualquier infraestructura IT corporativa. Hablamos de las redes privadas virtuales, o VPN. En 1993 John Ioannidis y sus contemporáneos investigaron por primera vez sobre la tecnología de seguridad en Internet desarrollando SWIPE, y Xu Wei en 1994 en base a dicha investigación mejoró los protocolos IP que condujeron a IPSec (Internet Protocol Security), probablemente el protocolo más utilizado para securizar o “tunelizar” las conexiones TCP/IP en conexiones corporativas como intranets o servicios como puedan ser la compartición de ficheros o aplicaciones. Esta forma de conexión segura a través de una red compartida como es Internet abrió en su momento un mundo de posibilidades, y al mismo tiempo democratizó (abarató) la conectividad privada frente a las costosas líneas punto a punto como las Frame Relay de aquella época. Otra forma habitual de securización de conexiones que cada día usamos en el navegador, SSL, permite la conexión cifrada a sitios web y aplicaciones que usan este tipo de interface de usuario. Existen otras implementaciones menos conocidas como PPTP, L2TP, SSH, cada uno con sus particularidades. En lo que a sistemas de almacenamiento se refiere, muchos NAS incorporan de forma nativa servidor VPN para poder implementar conexiones remotas seguras. Además de esto, los NAS hacen uso también de conexiones encriptadas específicas para la sincronización entre cabinas remotas. En los proyectos con tus clientes, la creciente preocupación por la seguridad de la información hará que este tipo de características de tunelización VPN aporten un valor importante a tu propuesta.